Noticias‎ > ‎

Crisis del agua: anticipan un verano crítico para la zona por la megasequía (El Líder de Melipilla, 14/12/2019)

publicado a la‎(s)‎ 30 dic. 2019 11:41 por Contacto Agua Circular   [ actualizado el 30 dic. 2019 11:43 ]
Experta analiza un posible "abandono" del campo y explican la idea de que "no es sequía, es saqueo". 

Por Jesús Farías Silva jesusfariassilva@gmail.com. 

Aún faltan días para la llegada del verano y la escasez de agua sigue empeorando. Indap, en coordinación con las autoridades locales, ha entregado asistencia a los agricultores de todas las comunas de las provincias de Melipilla y Talagante, las que fueron declaradas como de "zona de emergencia agrícola" por el Ministerio de Agricultura.

En paralelo, gracias a fondos del Gobierno Regional, se siguen expandiendo o proyectando mejoras en los comités de agua potable rural (APR). Sin embargo, los efectos de la sequía son dramáticos. Tristemente, todo apunta a que serán mucho peores en el futuro.

Agustín Silva, director legal de Agua Circular, "sí hay sequía, y es una de las más graves desde que tenemos registros".

El verano será muy duro por la falta de agua, según adelantan los expertos.

"Esta temporada es la más crítica durante ka megasequía. Ya se conoce el efecto de las escasas precipitaciones durante el invierno sobre el crecimiento de las praderas, la falta de forraje e incluso muerte de animales; sin embargo, la agricultura de riego también está siendo afectada. Se prevé que los caudales de gran parte de los ríos se acerquen al valor mínimo registrado", complementó Viviana Tudela, docente de la Escuela de Agronomía de Universidad de Las Américas y doctora en Ciencias Silvoagropecuarias.

Viviana Tudela.

-Algunas personas, en el marco de la crisis social, han comparado sequía a saqueo, porque algunas personas tenían agua acumulada, ¿eso está permitido y por qué?
-Un productor que tiene derechos de agua puede acumular la cantidad de agua que no esté utilizando de esos derechos. Legalmente no se está incurriendo en un crimen. Ahora bien, saqueo correspondería a la captación, uso y/o acumulación de agua de manera ilegal, me refiero a la situación de obtener agua desde un río o acuífero en una cantidad superior a los derechos de agua que se posee.

-¿Qué peligros enfrenta la agricultura en general?
-La agricultura de secano es la más vulnerable. Si la situación continua sin adaptación de los sistemas productivos se corre el riesgo de abandono del campo por parte de los agricultores, me refiero a migración campo-ciudad. Por eso es importante proveer a los agricultores de conocimientos y herramientas como variedades y cultivos más resistentes a déficit hídrico, apoyarlos en la cadena de comercialización de estos nuevos productos, incorporar riego tecnificado, aunque en esto último se ha avanzado.

"En el caso de la agricultura de riego los riesgos están asociados a reducción del rendimiento, reducción de superficie cultivada y por lo tanto, disminución de la producción total de cada agricultor con los perjuicios económicos que eso implica", añadió.

-El trigo, por ejemplo, es algo que ya no se ve en esta zona...
-El trigo es un cultivo fundamentalmente de secano. Requiere en promedio entre 450 a 650 mm para obtener el máximo rendimiento, dependiendo de la localidad; en zonas más costeras el cultivo requerirá menos agua que en zonas interiores. Por lo tanto, en localidades o años donde las precipitaciones sean inferiores a esos montos, el rendimiento se verá afectado. Esta temporada en Melipilla llovió solo 124 mm, por lo que si se sembró trigo, no hubo producción.

Consultado sobre cómo los cultivos de paltos, olivos y viñas pudo agravar aún más el fenómeno, Agustín Silva, director legal de Agua Circular, indicó que "la cuenca y específicamente el valle del Maipo está mejor configurado que los valles de Aconcagua, Petorca y La Ligua, no necesariamente por infraestructura sino que por naturaleza: queda más al sur y tiene una cabecera andina mucho más grande que logra mantener un flujo de agua que, aunque exiguo, sigue siendo importante".

"El problema son las zonas más alejadas del río Maipo, como Leyda, San Pedro de Melipilla o El Sauce, que no han tenido el desarrollo de canales ni la inversión en sistemas de infiltración, acumulación, reutilización de aguas o nuevas fuentes como desalación para satisfacer la alta demanda agrícola. En este contexto, los agricultores se han centrado en extraer aguas subterráneas, produciendo el ya comentado problema de descenso de las napas y competencia por la profundización de pozos, quedando "colgados" los de quienes no pueden entrar a esa competencia", advirtió.